Controle las pérdidas por evaporación, permita el flujo libre del vapor  y proteja los tanques contra el exceso de presión o de vacío.